Revista tlahtoa
Publicación bimestral
Mayo 2017. Número 30

 

Televisión y manipulación


MÁRQUEZ SANTOS ALDO MAURICIO*

 

INTRODUCCIÓN

En esta reflexión voy a explicar el tema de la manipulación en la televisión, con respecto a la publicidad a través de las marcas comerciales que simplemente son una mentira para los televidentes y la sociedad. En pocas palabras, es una reflexión personal.

televisionSe abordará sobre las horas que pasan los niños y adultos viendo el instrumento manipulador y que esto tiene como consecuencia que su mente quede en pensamientos unilineales y fomentando la falta de cultura, es decir, que su guía solamente por la publicidad de la televisión; sin darse cuenta de que los actores nunca han probado los productos que anuncian y generan en la gente el consumo para favorecer a este tipo de marcas que sólo buscan una ganancia personal.

Espero sirva esta reflexión, que lo lean detenidamente y que hagan una crítica sobre esto en su vida cotidiana. Nos está afectando actualmente y necesitamos poner un ALTO a un instrumento televisivo que ofrece sólo publicidad engañosa.

Televisión y manipulación

Comenzamos con un antecedente interesante de la televisión y, es que  se consideraba que podía llegar a ser una herramienta potente fomentando lo “cultural y lo educativo”; pero al final se descubrió lo contrario. La televisión no servía para nada: no educa, no fomenta cultural, etc. En la actualidad estamos miles de horas viendo televisión de basura y lo único que provoca en la mente de los sujetos es una visión unilineal de la vida fomentando el consumo de aquellos que nos bombardean con la publicidad.

Ahora, hablando sobre eso un aspecto importante son los comerciales que pasan en la televisión, generando la manipulación de la información con mensajes que influyen en la  toma decisiones de las personas a través de estereotipos, es decir, que pasan cualquier tontería de comercial (aparatos de ejercicio, de accesorios para mujeres, etc.) y esto hace que la gente caiga en la trampa de la información, lo puede comprar, pero no se está dando cuenta de que la televisión solamente lo está manipulando para que lo compre. Otro ejemplo, y muy claro, “seria los comerciales como los de ciertas marcas de cereal, por ejemplo, que desayunando cereal 2 semanas bajaran de peso y lo anuncian una actriz delgada que sabemos que nunca ha tenido sobre peso pero aun así la gente engañada lo consume creyendo que bajara de peso” (Israel, 2012). Este ejemplo es clarísimo, ya que suele pasar con mucha gente, al estar siendo manipulados por marcas que lo único que quieren y desean es que compremos su producto. De forma natural los individuos que salen en los comerciales nos quieren hacer creer que comprando ese accesorio de marca nos puede beneficiar (ya sea bajando de peso con un cereal, un aparato quemador de grasa, fajas reductivas, etc.) Las personas no se dan cuenta, pero esa publicidad esta “disfrazada” de una verdad que esconde una mentira.

Hay algo que conlleva a nuestra realidad con la forma de ver la televisión y es que  “la alienación del espectador en beneficio del objeto contemplado (que es el resultado de su propia actividad inconsciente) se expresa así: más él contempla, menos vive; más acepta reconocerse en las imágenes dominantes de la necesidad, menos comprende su propia existencia y su propio deseo.” (Santiago, 2013) Esto nos quiere decir que estamos alienados a la televisión, es decir, el instrumento tiene un control mental sobre nosotros y esto tiene como resultado que tengamos una constante actividad inconsciente, sin embrago, esto conlleva a que mientras más nos contemplemos al instrumento televisivo, no podemos tener una vida hecha sin un día no ver la televisión, es algo imposible para el humano y mientras más se reconoce a él mismo por las imágenes que transcurren en la televisión más lo dominan. Mucho menos va a tener la posibilidad de comprender su existencia en este mundo y qué es lo que desea hacer o cuál sería su deseo a futuro. “Sólo para darnos otra idea de esto, existió un filosofo francés llamado Guy Debord que afirmaba: “cuanto más vemos televisión menos vivimos”, pero eso se podría arreglar aplicándolo en la lectura, y muchos sentimos que al leer estamos reviviendo (con ayuda de un autor) otras vidas que éste ha imaginado antes” (Santiago, 2013). Leer 20 minutos al día, desafortunadamente, hay gente que no lo toma enserio y que sigue viendo la televisión sin agarrar un libro para que la mente se “abra” y no esté tan encerrada con un forma unidireccional a través de la televisión. Si tomaras un libro y te lo pusieras a leer todos los días, se tendría una mente totalmente distinta a los que están encerrados totalmente cayendo en la trampa de la publicidad del aparato televisivo.

Esto afecta entre niños y adultos, pero más en los niños, ya que si ellos pasan más tres horas a la semana viendo la televisión, aproximadamente están viendo 35 horas el instrumento manipulador; quiere decir, que le dedican casi todo el tiempo a ella; una consecuencia sobre esto, es que su mente se puede encerrar y no saber de nada más de toda la mentira de la publicidad (no quiere leer, convivir, sabe de programas incultos pero nada cultural, etc.) Es bastante cierto que toda la publicidad de la televisión es un distractor que impide que no veamos la realidad de nuestro país, desafortunadamente, se encuentra el fútbol, porque nos hacemos objetos manipulables, en vez de poder enterarnos de noticias relevantes de México y su contexto internacional. Esto tiene que tener un alto, no se puede seguir así, si existe la televisión que sirva para algo útil, es decir, que contengan programas cultos para la sociedad y dejen de estar estafando a la gente con publicidad llena de mentiras sobre las marcas, con actores que nunca en la vida han probado el producto y que sólo quieren verla la cara a los individuos para su producto tenga más compra y hasta puede ser que el sujeto, cuando no vea resultados, asegure que es falso lo que compró y se lamente de haber gastado un dineral en una marca que no cumple lo que promete. ¡¡¡BASTA DE ESTO!!!

  
* Estudiante del sexto semestre de educación media superior. Preparatoria Regional N° 13, UAEMex, Ixtapaluca, Edo. de México.

 

BIBLIOGRAFÍA
Herrera, Israel (2012). La manipulación de la información en la T.V. Obtenido de: http://alumnospreu5chb.blogspot.mx/
Santiago, Pablo (2013). TV: un instrumento de manipulación sobrepasado. Revista Replicante: cultura critica y periodismo digital. Obtenido de: http://revistareplicante.com/tv-un-instrumento-de-manipulacion-sobrepasado/

 

OTROS ARTICULOS DE JOVENES

Alienación en la religión

 

 


correo: tlahtoa2012@gmail.com

facebook