Revista tlahtoa
Publicación bimestral
Enero 2018. Número 34

 

“Mi pasión por aprender el portugués brasileiro, parte 2”


José Oscar Luna Tolentino*

Quero assistir ao sol nascer
Ver as águas dos rios correr
Ouvir os pássaros cantar
Eu quero nascer, quero viver...
Candeia

Este escrito complementa a uno anterior, como el título señala e indica. El primero ya publicado en la revista Tlahtoa (gracias caro Alejandro Montes por el convite), éste será su contraparte, saldando lo prometido: les hablaré sobre cine-literatura-música. Triada encantadora y alucinante: venga pues.
Empecemos, Cidade de Deus es la película brasileira que más me ha marcado, entre ésta y Gabriela, cravo y canela haré un diapasón en que referiré varios filmes más. La primera se estrenó en 2002, se basa en la novela homónima de Paulo Lins (la obra se puede leer en línea, en portugués). El soundtrack de esta película es genial, consta de entre otras piezas, de las siguientes canciones que son harto recomendables: “Alvorada” de Cartola, “Nem Bem Que Não Tem” de Carlos Imperial, “Preciso Me Encontrar” de Candeia, “Na Rua, Na Chuva, Na Fazenda” de Hyldon, “Metamorfose Ambulante” de Raúl Seixás; éstas tres últimas en las correrías por las Islas de C.U., las cantaba con mi amigo Jorge Hernández, quien me acompañaba con su guitarra. Otra anécdota, los viernes en mis clases (principalmente en la Preparatoria Regional de Ixtapaluca, UAEM), suelo compartir poesía, una forma de tributo para Venus y la Madre Tierra, asimismo, es una forma de sensibilizar y que los alumnos aprecien los versos, las metáforas: que de una forma oblicua y lúdica conozcan la lengua española y portuguesa (hacemos un poco de traducción para que entiendan las letras). Una de las canciones que ha tenido buena recepción ha sido, la que ya referí, “Na Rua, Na Chuva, Na Fazenda” de Hyldon, he aquí unos versos:

Não estou disposto
A esquecer seu rosto de vez
E acho que é tão normal
Dizem que eu sou louco
Por eu ter um gosto assim
Gostar de quem não gosta de mim.

Como se sabe, cuando una obra literaria es llevada al celuloide, la recomendación es leer primero el texto, después apreciar la película, para posteriormente escuchar con atención las canciones, y, por último, volver a ver la película disfrutando el montaje: trama-imagen-1onido. Esta historia se basa en hechos reales ocurridos en las favelas de Rio de Janeiro, en este caso la de Cidade de Deus (la película original viene acompañada de un documental que recrea la vida fuerte y violenta de estos lugares, las armas hechizas, etc.). Esta gran película es imprescindible y puede ser un buen punto de partida para conocer el cine del Brasil.1    

Quiero continuar, con dos recomendaciones con respecto al mundo del candomblé y los orixás que se puede disfrutar en las películas Quilombo (1986), basada en el libro Ganga Zumba de João Felício dos Santos. La obra recrea la vida de Zumbí dos Palmares, negro cimarrón que logró la proeza de fundar su propia república de negros que buscaban la libertad, huyendo de la esclavitud en los famosos Quilombos. Zumbi es emblemático en Brasil y el 20 de noviembre, fecha de su asesinato, se celebra el “día de la conciencia negra”. El soundtrack corrió a cargo del gran cantautor Gilberto Gil. Besouro (2009) es la otra película muy recomendable sobre esta temática. La trama de la historia refiere la legendaria figura de Besouro Magangá, negro cimarrón al que se le atribuían poderes mágicos, por su práctica del candomblé. Su fama de capoerista indomable se conocía en todo el recóncavo bahiano; se decía que ninguna arma podía herirlo y cuando se encontraba acorralado se convertía en el insecto besouro. En las ruedas de capoeira se suele cantar y recrear su figura. El soundtrack de la película contiene una canción de Nação Zumbi, “Cordão de Ouro”: “Madrugadiano / Chamo a mim camar á / Madrugadiano / Chão que não me chame que eu vou / Que eu vou jogar // Besouro / Cordão de ouro / Besouro / Cordão de ouro”. Ambas películas son importantes porque permiten acercarse y conocer el sincretismo religioso del candomblé brasileño, conocer un poco sobre los toques de tambor africanos, la capoeira y un poco de los orixás, como Exú, Xangó, Ogum o Iemanjá. 2

quilomboportuguesbesouro

En la licenciatura procuré y sigo haciéndolo: buscar, ver y conocer el cine clásico brasileiro. En aquella época aprecié entre otras obras: Pixote (1980), historia basada en el libro A Infância dos Mortos de José Louzeiro. Fernando Ramos da Silva interpretó a Pixote, un niño que sufrió la corrupción y la violencia recalcitrante que padece no sólo el Brasil, sino toda América Latina. Otra película maravillosa que disfruté fue Estación central (1998). La historia de Dora (Fernanda Montenegro) y Josué (Vinisius de Oliveira) resulta entrañable; no causó sorpresa que ganara diversos premios, entre ellos el Globo de Oro (película no inglesa), el Oso de Oro y Oso de Plata (mejor película y mejor actriz). El Bicho de Sete Cabeças (2001) es otra gran película brasileña que no se debe dejar de apreciar; basada en el libro autobiográfico de Austregésilo Carrano Bueno Canto dos Malditos. La trama e intriga son magistrales, un joven que consume maconha es internado en un psiquiátrico por incomprensión de sus padres, sufriendo lobotomías que lo destrozaron por completo, tanto en lo físico, como en lo emotivo y lo intelectual. La obra fue muy aclamada en Brasil y ganó varias distinciones, entre ellas: Prêmio Qualidade Brasil, Grande Prêmio Cinema Brasil y Troféu APCA. La canción principal de esta película es genial, escúchenla, obra de Geraldo Azevedo, aquí unos versos:

 

Não dá pé não tem pé nem cabeça
Não tem ninguém que mereça
Não tem coração que esqueça
Não tem jeito mesmo
Não tem dó no peito
Não tem nem talvez
Ter feito o que você me fez
Desapareça cresça e desapareça.

Otra obra imprescindible es Carandiru (2004), basada en el libro Estação Carandiru de Drauzio Varella. Basada también en hechos reales, recrea el motín y la gran masacre que ocurrió el 2 de octubre de 1992, en la penitenciaría de Carandiru, São Paulo. Entre los actores que participaron se encuentran Rodrigo Santoro como “Lady Di”, Wagner Moura como “Zico”, Lázaro Ramos como “Ezequiel”, Luiz Carlos Vasconcelos como “el psiquiatra” y Milton Gonçalves como “Chico”. 3 Desgraciadamente para nuestro continente, a pesar de evidenciar y criticar las pésimas condiciones de la prisiones, que son verdaderos infiernos en múltiples sentidos, estos motines y masacres siguen y seguirán ocurriendo.

Proseguiré dando algunas recomendaciones más, por ejemplo: la película Proibido prohibir (2007). En esta historia el triángulo amoroso que se genera entre los personajes atrapa y el ambiente juvenil es irresistible. Ganó el premio al mejor largometraje del Festival de Cine y Culturas de América Latina de Biarritz. La canción principal es una obra maestra, “O Juiço Final” de Nelson Cavaquinho, escúchela, el cavaquinho y la cuica son instrumentos muy brasileños: “O sol há de brilhar mais uma vez / A luz há de chegar aos corações / Do mal será queimada a semente / E o amor será eterno novamente // É o juízo final / A história do bem e do mal / Quero ter olhos pra ver / A maldade desaparecer // O amor será eterno novamente”.

La película Estômago (2007) es una muy afortunada realización. La trama de la historia es inusual, Raimundo Nonato sólo sabe cocinar y ese es su mundo de perversiones: hay verla para disfrutarla (ganó la Espiga de Oro en 2008). La trilogía de Tropa de Élite es otra recomendación básica para conocer el problema del narco en Brasil, basada en el libro Elite da Tropa de Luiz Eduardo Soares. La primera parte se estrenó en 2007, dirección de José Padilha, el actor Wagner Moura encarnó al capitán Roberto Nascimento, logrando una buena recepción por parte de los espectadores (ganó el Oso de Oro y el Premio Cóndor de Plata). La segunda parte se estrenó en 2010 con el mismo director y el mismo actor protagonista. Esta secuela es más elaborada y profunda en su composición discursiva. La tercera parte se estrenó en 2016, en donde el enemigo cambio y el atractivo coyuntural es Pablo Escobar. 4

Todas estas películas son un buen comienzo para ir adentrándose al cine brasileño. El abordaje puede ser por el director, por los autores (ya sean narradores o guionistas), por temáticas, o incluso, por regiones culturales del Brasil, por ejemplo: la carioca, mineira, paulista, bahiana, pernambucana, etc.
Cierro este pequeño trabajo con la gran película que referí al inicio, una que logró un gran impacto no sólo en todo el Brasil, sino en gran parte de América Latina y el mundo: Gabriela cravo e canela (1976). Basada en la novela homónima de Jorge Amado, publicada en 1958, que logró records de venta, es la obra más conocida de este novelista bahiano (como recordarán, en mis estudios literarios me he especializado en la narrativa de Jorge Amado). La trama de la historia es sobre esta seductora mujer telúrica que proviene del sertón brasileiro que huía de las secas de esta región nordestina; Nacib y Gabriela se enamoran perdidamente, ella lo engaña con otro y él no sabe si responder como marcaba la tradición, “matar a ambos a balazos”, o perdonarla, asumiéndose como un cobarde, pero que buscará recuperar su amor. Salvador Bahía se mostraba al mundo con toda su cultura, con esta ingente mujer. Sonia Braga se convirtió en un icono sexual del Brasil. El soundtrack de la película es genial y uno de los más grandes exponentes de la MPB se encargó de musicalizar y crear canciones tan entrañables como “Tema de amor de Gabriela”, escúchenla en la versión de Gal Costa, lean los versos para apreciar lo referido: “Chega mais perto moço bonito / Chega mais perto meu raio de sol / A minha casa é um escuro deserto / Mas com você ela é cheia de sol / Molha tua boca na minha boca / A tua boca é meu doce, é meu sal / Mas quem sou eu nessa vida tão louca / Mais um palhaço no teu carnaval”.

Aunque Gabriela no es la única novela de Jorge Amado llevada al celuloide, este gran narrador cuenta con una considerable lista de obras, la de segunda mayor importancia sin duda es Dona Flor e Seus Dois Maridos (1976). La canción principal es genial y famosa: “O Que Será, Que Será?” de Chico Buarque: “O que será, que será? / Que andam suspirando pelas alcobas / Que andam sussurrando em versos e trovas / Que andam combinando no breu das tocas / Que anda nas cabeças, anda nas bocas / Que andam acendendo velas nos becos / Que estão falando alto pelos botecos / E gritam nos mercados que com certeza/ Está na natureza”. Tieta de Agreste (1998) es la otra famosa novela de Amado llevada al cine; la historia de esta emblemática mujer es una fuerte crítica al machismo y la falsa moral de ningunear a las prostitutas. Tieta hace más por su pueblo que cualquier hombre, entre ellos los políticos, todo ha salido de su entrepierna.  La canción principal a cargo de Caetano, refiere lo siguiente: “Nessa terra a dor é grande / E a ambição pequena / Carnaval e futebol / Quem não finge / Quem não mente / Quem mais goza e pena / É que serve de farol”.

Otra película importante por el contenido de la trama es Tenda dos Milagres (1977). El fondo de la historia es medular, ya que trata sobre la identidad brasileña, esto es: una cultura mestiza: “Todos paisanos, pardos y pobres”, diría Archanjo. La novela es de tesis y en el filme se intenta recrear esto desde diversos planos, la trama es compleja en sí. Los Pastores da Noite (1979), es otra de las historias muy bahianas, en ésta se describen las correrías de un grupo de malandros que se dedican a cultivar su arte popular. Con su música, sus historias y sobre todo su sistema de creencias, la convierten en una interesante obra, empero, obviamente, la más novela es mucho mejor lograda.

A partir del centenario del natalicio de Jorge Amado su obra se revaloró y se reivindicó, asimismo, sucedió con las versiones cinematográficas, como ocurrió con Quincas Berro’DAgua (2010). Historia que recrea la vida de un hombre convencional que, aburrido de la vida de mentiras e hipocresías, se apartada de ese mundo de apariencias y se va a los bajos fondos a vivir con un grupo de malandros que sobreviven en un mundo cruel, pero que ellos vuelven idílicos en sus correrías. Los Capitães da Areia (2011) es la otra obra que se grabó como homenaje al centenario de su natalicio. La trama de la historia es muy buena, estos capitanes (niños en situación de calle) deben sobrevivir como puedan y aprender de los duros golpes que les da la vida, sin duda una obra que resulta entrañable. 5 En el caso de estas películas, como ya referí líneas arriba es primordial leer primero la versión literaria, en estos casos las novelas, ya que si bien, casi todas las versiones llevadas al celuloide son buenas, las versiones príncipes son mejores. Aún quedan pendientes al menos un par de novelas que deben llevarse al celuloide: Mar morto y Suor. Ya para cerrar con broche de oro, para los cinéfilos es imprescindible acercarse y conocer la obra de Glauber Rocha.    

 

 

1 Cidade de Deus fue dirigida por Fernando Meirelles y Kátia Lund como codirectora, guión de Bráulio Mantovani; con las actuaciones de Ali ce Braga como “Angélica”, Phellipe Haagensen como “Bené”, Alexandre Rodrigues como “Buscapé”, Leandro Firminho como “Zé Pequenho”, Matheus Nachtergaele como “Zanahoria” y el cantautor Seu Jorge como “Mané Galinha”.

2 En Quilombo la dirección y el guión fue de Carlos Diegues (la película ganó premios en Cartagena, Colombia; Cannes, Francia y en Miami). El director de Besouro fue João Daniel Tikhomiroff, guión de Patrícia Andrade y Bráulio Tavares. Aílton Carmo interpretó a “Besouro”, Jéssica Barbosa a “Dinorá” e Irandhir Santos a “Noca”.

3 Pixote fue dirigida por Héctor Babenco, música de Jhon Nescling, guión de Jorge Durán. En Central do Brasil la dirección fue de Walter Salles, guión de João Emanuel Carneiro y Marcos Bernstein, música de Antonio Pinto y Jacques Morelenbaum. Bicho de Sete Cabeças fue dirigida por Laís Bodanzky, guión de Luiz Bolognesi, música de Arnaldo Antunes, André Abujamra y Pena Schmidt. El actor Rodrigo Santoro interpretó al protagonista de la historia Wilson Souza “Neto”, Othon Bastos al padre de Neto, Cássia Kis a la madre de éste y Gero Camilo al interno “Ceará”. El director de Carandiru fue Héctor Babenco, guión de Héctor Babenco, Fernando Bonassi y Victor Navas, música de André Abujamra.

4 El director de Proibido Proibir fue Jorge Durán, guión de Dani Patarra, Gustavo Bohrer y Eduardo Curán, música Mauro Senise, entre los actores destacan Caio Blat, Maria Flor y Alexandre Rodrigues. Estômago fue dirigida por Marcos Jorge, guión del director, Lusa Silvestre, Cláudia da Natividade y Fabrizio Donvito, música de Giovanni Venosta.

5 Gabriela cravo e canela se estrenó en 1984, el director fue Bruno Barreto, música del gran Tom Jobim, y las magistrales actuaciones de Sonia Braga como “Gabriela” y Marcello Mastroianni como “Nacid”. Dona Flor e Seus Dois Maridos fue dirigida también por Bruno Barreto, música de Chico Buarque y Francis Hime, Sonia Braga se convirtió nuevamente en la protagonista, logrando un éxito rotundo. El director de Tieta de Agreste fue Carlos Diegues, música del ingente Caetano Veloso, en el guión participó João Ubaldo Ribeiro, la protagonista nuevamente fue Sonia Braga (estas tres novelas, no sólo tuvieron sus versiones cinematográficas, sino series televisivas que incluso han logrado recientes versiones). Nelson Pereira dos Santos dirigió Tenda dos Milagres, música de Gilberto Gil y Jards Macalé, entre los actores se encontaban Jarcs Macalé como “Pedro Archanjo”, Hugo Carvana como “Fausto Pena” y el pintor Juárez Paraíso. Esta película También intitulada como Otalia da Baia, el director fue Marcel Camus, música de Antonio Carlos. Quincas Berro’DAgua fue dirigida por Sérgio Machado, música de Beto Villares; entre los actores figuran Paulo José como “Quincas”, Delegado Morais como “Milton Gonçalves” y Tia Marisa como “Walderez de Barros”.
El director de los Capitães Da Areia es la nieta de Amado, Cecilia Amado; música de Carlinhos Brown, Jean Luis Amorim como “Pedro Bala”, Ana Graciela como “Dora”, Roberto Lima como “Profesor”.

 

OTROS ARTICULOS DE INTERCULTURALIDAD

Los federales.

 


correo: tlahtoa2012@gmail.com

facebook