Revista tlahtoa
Publicación bimestral
Mayo 2017. Número 30

 

Los protomarxistas mexicanoss


JESÚS ALEJANDRO MONTES MÉNDEZ*


Justificación

La intención de abordar el protomarxismo es por interés y desconocimiento del mismo. Mi formación académica estuvo orientada a la sociología y cabe señalar que nunca se abordó este tema dentro del aula. Falta de sensibilidad docente… posiblemente. Dentro de mi labor docente y en los planes y programas de estudio -de la preparatoria donde laboro- para sexto semestre, no existe un acercamiento al pensamiento marxista en México y Latinoamérica. Es cierto que se aborda el tema del materialismo histórico, pero es dentro de un contexto europeo del siglo decimonónico.

Cabe señalar que para presentar las siguientes líneas tengo que apoyarme en un documento de Enrique Rajchenberg (1994) intitulado Las figuras heroicas de la revolución en los historiadores protomarxistas y en el contenido de la Unidad II “La revolución mexicana” de la materia de análisis historiográfico de la UNAD para su elaboración.

A falta de fuentes primarias contrastables que pueda manipular y por la dificultad de las mismas, retomaré

la parte bibliográfica del ensayo de Rajchenberg.

marxDesarrollo – Problemática

Los involucrados en este tema han sido “objetos  del desdén o de la burla por parte del gremio de los historiadores, los autores mexicanos de la llamada escuela socialista han sido proscritos de los states of the art de la historiografía nacional” (Rajchenberg, pág. 49).  Debido a que “el interés de todos estos autores por hacer una interpretación histórica bajo los principios del socialismo científico los identificó como una generación que vivió y luchó contra las secuelas culturales que generó el movimiento armado de la Revolución de 1910, especialmente la disolución del positivismo” (UNAD, párr. 3). Es por esto que deseo poder hacer una primera aproximación a las fuentes bibliográficas que permitan realizar la búsqueda de las misas y poder establecer en ellas un acercamiento más profundo. Como ya se mencionó se retomarán los contenidos de la Unidad 2 “La revolución mexicana” que corresponde a la materia de análisis historiográfico rescatando lo siguiente: los primeros protomarxistas como “Luis Chávez Orozco, José C. Valadés, Rafael Ramos Pedrueza, José Mancisidor, Alfonso Teja Zabre y Miguel Othón de Mendizábal” (UNAD, párr. 2). En el caso de Rajchanberg retoma a todos los anteriores excepto a José C. Valadés que es sustituido por Agustín Cue Cánovas.  En otras palabras son los primeros en aplicar los conceptos del materialismo histórico a inicios del XX para entender la realidad del pasado histórico a través de la lucha de clases. Tenemos entonces que:

La época que trata de abordar el protomarxismo desde la visión de Rajchanberg en un sentido arbitrario y “restringido  [es a] los héroes de la revolución mexicana” (pág. 50).  Y de las décadas posteriores al México posrevolucionario. Todo dentro del contexto mexicano.

Los personajes que aparecen en el texto: Luis Chávez Orozco, José C. Valadés, Rafael Ramos Pedrueza, José Mancisidor, Alfonso Teja Zabre y Miguel Othón de Mendizábal y Agustín Cue Cánovas.

El momento en que se escribe la obra es en las décadas de los treinta y cuarentas. “El cardenismo fue vivido por un sector de la intelectualidad mexicana como un reencauzamiento de Ia revolución en la senda iniciada en 1910 y temporalmente abandonada durante los diez años del régimen, constitucional o tras las bambalinas del poder, de Plutarco Elías Calles. Las movilizaciones populares, el reparto agrario, pero sobre todo la expropiación petrolera sentaron las bases de la convicción de que el país ascendía aceleradamente por los peldaños de la escalera socialista” (Rajchanberg, pág. 50).

El tipo de fuentes (primarias o secundarias) que utilizaron los autores y la forma de cómo las abordaron, entendemos que  “su limitado o nulo acceso a las fuentes primarias y su rala maestría para hacer de las propuestas marxistas principios heurísticos de la investigación los llevan a heroizar Ia historia”; ahora no se puede “juzgar a los autores como si fueran historiadores, cuando en realidad no era Ia actividad profesional principal de ninguno de los cinco. Por otra, al limitarse a sus obras sobre Ia revolución, no da cuenta de la fecundidad de sus investigaciones acerca de otras épocas” (Rajchenberg, pág. 50).

Las razones que los autores tuvieron para realizar ese estudio histórico fue la curiosidad de acercarse a nuevos temas de interpretación que rompieran con el viejo sistema positivista. Cada uno realizo una interpretación de la historia y de cómo debía encajar el marxismo para dar respuesta a nuestro contexto. Podemos ver que existían diversas formas de acercarse al problema desde distintas posturas como por ejemplo: en el caso del Porfiriato es interpretado de la siguiente manera:

“Ramos Pedrueza, quien considera que el concepto de lucha de clases es la clave explicativa de la historia, la masa popular "se levanto contra el pequeño grupo oligárquico que se apoderaba de toda la riqueza nacional." “Aunque Ramos Pedrueza reconoce el impulso otorgado por Madero al levantamiento, este parece emerger de la voluntad autónoma de las clases dominadas”. (Pedrueza, 1932, pág. 39, como se citó en Rajchenberg, pág. 54).

“Mancisidor reconoce los grupos políticos de extracción Iiberal, encabezando el descontento de las masas explotadas, iniciaron una campaña de franca oposición que había de dar al traste con el régimen porfirista.” (Mansicidor, 1976, pág. 33, como se citó en Rajchenberg, pág. 54)

Para Teja Zabre “alude a una suerte de desequilibrio global en la sociedad porfirista tardia entre las  fuerzas productivas y las formas políticas.” (Zabre, 1964, pág. 371, como se citó en Rajchenberg, pág. 54)

En Chávez Orozco el Porfiriato “fue la consolidación de un régimen de producci6n feudal y la creaci6n de un régimen de producci6n capitalista. De la contradicción en que entraron estos dos sistemas al madurar el uno (feudal) y al desarrollarse el otro (capitalista) surgió la revolución de 1910”. (Orozco, 1938, pág. 171, como se citó en Rajchenberg, pág.  55)

¿Qué ocurría en el mundo cuando escribieron sus obras? están inscritos dentro de las décadas de los años treinta y cuarenta. Lo que marca ese momento es “la crisis económica iniciada en 1929 revigorizaria las tesis del PCUS. Ahora correspondería al economista Varga proclamar el inminente colapso general del capitalismo y el igualmente próximo advenimiento natural del socialismo en escala planetaria” (Rajchenberg, pág. 52).

¿Qué aspectos de su entorno influyeron en la visión que tiene de la historia? los “de consolidación del régimen emanado de la revolución y mantienen con respecto a él, si no la adhesión incondicional, si una actitud de colaboración. Ellos también se darán a la tarea de construir héroes”. (Rajchenberg, pag. 57).

¿Cuáles son los móviles en la explicación de los hechos? ya se ha mencionado que “nuestros autores no escaparon a la proclividad de la historiografía dominante de confeccionar héroes a pesar de su desdén inicial por proceder a la manera tradicional. De hecho, su propósito de fundar una visión alternativa de la historia permanece a mitad de camino, dado su escaso conocimiento de la teoría que supuestamente iba a guiar el nuevo quehacer intelectual”. (Rajchenberg, pág. 57).

Los enfoques que utilizaron y el tipo de metodología que siguieron fueron de corte interpretativo. Tenemos que “esta oleada de marxismo que arribaba a tierras tropicales no podía desatar una discusión teórica, una especie de marxología, sino un aprendizaje veloz y dogmatico de la escasa literatura marxista disponible en español para su inmediata aplicación al caso mexicano” (Rajchenberg, pág. 52). Es por esto que “nuestros protomarxistas viven el momento de consolidación del régimen emanado de la revolución y mantienen con respecto a él, si no una adhesión incondicional, sí una actitud de colaboración. Ellos también se darán a la tarea de construir héroes”. (Rajchenberg, pág. 57). La construcción de héroes permitió que de alguna manera terminaran contribuyendo a un sistema ideológico que se sustenta en la dominación ideológica en términos de Althusser.

La escuela o corriente historiográfica que adoptaron –posiblemente sin saberlo- al ser los primeros teóricos del marxismo podría decirse que se encuentran en la corriente del materialismo histórico. Entendemos que es una escuela de pensamiento para la interpretación de la historia a través de la lucha de clases. Es la aplicación del materialismo dialéctico al estudio de los fenómenos sociales en sentido amplio.

Conclusiones

Abordar el protomarxismo como tema resulto bastante difícil. Los factores que no permitieron que pudiera ser desarrollado con mas entereza fueron: la falta de información de los involucrados, la manipulación de las fuentes –libros-   y el escaso tiempo para poder desarrollar el tema. A pesar de las dificultades y de un par de documentos como fuente secundaria, me permitieron en la medida de lo posible acercarme a un tema que me parece importante y ha quedado ajeno en los libros de texto escolar en educación media superior.

La importancia de los protomarxitas es relevante ya que nos permitieron ver la realidad de otra manera. Posiblemente no fue la mejor por la falta de información bibliográfica a la que estuvieron sometidos, pero más allá de eso trataron de ajustar sus ideas al contexto mexicano, y creo que nos muestran un marxismo a la mexicana. Es importante su trabajo y no creo que sus interpretaciones estén lejos de ser las mismas hoy en día. El materialismo histórico como tema a desarrollar en los planes y programas de estudio genera en los jóvenes casi las mismas respuestas al abordar las premisas de Marx para la interpretación del contexto mexicano. Uno de los ejercicios que se tienen que realizar es que analicen una problemática a partir de materialismo histórico y los resultados son interesantes, ya que los jóvenes todo lo interpretan desde una postura protomarxista, es decir, en todos lados ven una lucha de clases y tratan de encajar los conceptos para entender la realidad.

De algún modo u otro no estamos tan alejados de los primeros protomarxitas y sus interpretaciones siguen vigentes a través de los jóvenes. El tema deja un buen sabor de boca.

 


*Docente y sociólogo.


Bibliografía
Chávez, Orozco Luis (1938). Historia económica y social de México, Botas, México, 1938.

Mansicidor, José.(1940) Síntesis histórica del movimiento social en México, Centro de Estudios Históricos del Movimiento Obrero Mexicano, México, 1976

Rajchenberg S., E. (1994). Las figuras heroicas de la revolución en los historiadores protomarxistas. Secuencia,0(28),049.doi:http://dx.doi.org/10.18234/secuencia.v0i28.450

Ramos Pedrueza, Rafael (1932) Sugerencias revolucionarias para la enseñanza de la historia, Universidad Nacional Autónoma de México.

Teja, Zabre.(1961). Historia de México. Una moderna interpretación, 4a. ed., Botas, México.

UNAD. (2017). Unidad 2 La revolución mexicana, tema 2.4, subtema 2.4.1. México.

 

 

 

OTROS ARTICULOS DE EDUCACION

Razón y sentimientos: factores educativos


 

 


correo: tlahtoa2012@gmail.com

facebook