Revista tlahtoa
Publicación bimestral
Marzo 2018. Número 35

 

El liberalismo en México: primera mitad del siglo XIX. Un proyecto de nación


Jesús Alejandro Montes Méndez*


La doctora Patricia Galeana (2016) divide el liberalismo en seis etapas que van desde la Guerra Insurgente hasta el Liberalismo Conservador. A continuación se retoma las dos primeras -de seis- etapas propuestas por la Dra. Galeana. Estas dos primeras etapas son cruciales ya que con esto se da inicio al liberalismo en México a lo largo del siglo XIX y sentará las bases para la segunda etapa de lucha en la cual se dará paso a las Leyes de Reforma.
Las dos primeras etapas de liberalismo mexicano son:

  • Guerra insurgente: Miguel Hidalgo tiene un primer proyecto de nación que se dividirá en: económico -suprimir estancos y tributos-, político -libertad e independencia- y social –abolición de la esclavitud y las castas-. Por otro lado Graciela Fabián deja ver que existen dos posturas en Miguel Hidalgo: una es sobre la conspiración de Valladolid en 1809, que se convirtieron en tema recurrente entre éstos hombres notables hasta integrar un nuevo plan para activar un movimiento autonomista, esta vez sostenido por las armas. (p.2, párr. 4). La segunda etapa corresponde al descubrimiento de la conjura; Hidalgo e Ignacio Allende tomaron la iniciativa de lanzarse a la conquista de sus planes. Y aunque el proyecto era muy general -formar una junta de gobierno integrada por americanos- la idea de justicia estaba bien arraigada entre los distintos componentes sociales, lo que hizo que se sumaran a la rebelión pueblos enteros que poco a poco fueron impulsando una radicalización en la postura de Hidalgo quien fue dejando atrás la idea de una autonomía para imaginar y construir la independencia del reino. (p. 2, párr.5).  A modo de finalizar la primera etapa liberal encontramos que el proyecto de gobierno de Morelos con fecha del 14 de septiembre de 1813 –un año  después del proyecto de Rayón- es liberal y determinante en cuanto a una independencia soberana y absoluta de México respecto al viejo régimen (Morelos y Pavón, 1813). Es una propuesta radical en donde no deja resquicio para que germinen sentimientos anti-independentistas. Establece derechos individuales y libertades a todos aquellos nacidos dentro del territorio. No obstante estas libertades están reguladas por la iglesia al igual que Rayón.

  • Valentín Gómez Farías y María Luis Mora en: La reforma liberal de 1833 cuyo personaje principal es José María Luis Mora, busca en ese momento como preocupación imperante separar el poder de la iglesia y la milicia. A través del Partido del Progreso –que el organizó- inicia el proyecto liberal de nación que consiste en la desamortización de los bienes de la iglesia ya que “representaba una clase privilegiada dentro de un Estado pobre que tenía una deuda pública exterior de más de 35 millones de pesos, y una interior que superaba a los 70 millones” (Unidad 1, Revolución de Reforma, subtema 1.2, párr. 4). La riqueza de unos cuantos podía sanar las finanzas públicas de la nación. Según Mora “los bienes de esta institución ascendían a 179 millones de pesos, que bastarían para superar la bancarrota nacional” (Unidad 1, Revolución de Reforma, subtema 1.1.2, párr. 3).

Otro problema fue la milicia que estaba organizada de acuerdo al viejo orden virreinal y que “por su origen colonial, mantuvo su estructura y privilegios hasta el triunfo de la Reforma y en general no cumplió con su misión como instrumento del Estado para el control y defensa del territorio nacional” (Unidad 1, Revolución de Reforma, subtema 1.1.2, párr. 6). Tenemos que iglesia y milicia logran de forma análoga encaminar su postura conservadora al seguir arrastrando el periodo virreinal como forma de organización social.
Mora, propone a través del Partido del Progreso lo siguientes artículos:

  • 2. ° abolición de los privilegios del Clero y de la Milicia;

  • 3. ° supresión de las instituciones monásticas, y de todas las leyes que atribuyen al Clero el conocimiento de negocios civiles, como el contrato del matrimonio, etc.;

  • 4. ° reconocimiento, clasificación y consolidación de la deuda pública, designación de fondos para pagar desde luego su renta, y de hipotecas para amortizarla más adelante;

  • 5.° medidas para hacer cesar y reparar la bancarrota de la propiedad territorial, para aumentar el número de propietarios territoriales, fomentar la circulación de este ramo de la riqueza pública y facilitar medios de subsistir y adelantar a las clases indigentes, sin ofender ni tocar en nada al derecho de los particulares;

Es interesante ver cómo logra mediar de forma diplomática la separación de iglesia, milicia y propiedad privada -este último como elemento constitutivo de la individualidad-. Es una jugada inteligente separar, pero al mismo tiempo dar garantías que solo podían ser otorgadas a través del estado y de su reconocimiento. A pesar de esto el movimiento era impopular y por más que buscaron luchar por la libertad de cultos, la educación -a manos de la iglesia- y la libertad de prensa, finalmente son derrotados por los conservadores y, a provechando la coyuntura y el oportunismo político, Antonio López de Santa Anna declina a favor de los conservadores y su proyecto político.
Por último encontramos  que para 1855-1860 con la Ley Juárez. Existen 4 leyes de Reforma (Galeana, 2016):

  • Nacionalización de los bienes de la iglesia.

  • Ley de matrimonio civil.

  • Ley del registro civil.

  • Ley de libertad de cultos.

Que si bien fue un proceso largo y penoso, logro ver culminado el proyecto en la segunda mitad del XIX y esto dio origen a la lucha y la constante búsqueda de los derechos que en algunos rubros seguimos buscando que se hagan ley. Gracias  a todos aquellos que nos antecedieron y que su lucha sigue siendo para  los pobres o clases menos favorecidas. Reyes Heroles nos dice que Ponciano Arriaga (1974) “propone, en marzo de 1847, la que vendría a ser la ley número 18 del Congreso del Estado de San Luis, creando las Procuradurías de pobres, es decir, instituyendo autoridades dedicadas a la protección y defensa de las clases desvalidas o indigentes. (p. 648). La intención es mejorar la calidad de vida de dichas personas ya que  “la pobreza, es la esclavitud del Siglo XIX. La protección a la clase desvalida es la protección a las mayorías y es tarea que concierne al Gobierno”. (p. 649).

En el siglo XXI, sigue vivo y vigente el pensamiento de Ignacio Ramírez – a 200 años de su natalicio-, ya que inició la lucha de lo que hoy en día aún no disfrutamos en su totalidad y se sigue discutiendo si son sujetos de derechos, como por ejemplo:

  • Los derechos del hombre.

  • Los derechos de la mujer. Pero además deben estar contenidos los derechos de los desvalidos, débiles y menesterosos.

  • La tenencia de la tierra y de los asalariados.

  • Los derechos de los indígenas.

 

 

 

*Docente y sociólogo


Bibliografía
Fabián, Graciela (2014). Programa 4: Fin de la guerra y pacto por la Independencia. Departamento de proyectos históricos, INEHRM.

Fabián, Graciela. Miguel Hidalgo y Costilla, Semblanza. Departamento de proyectos históricos, INEHRM, con la asistencia de Joaquín Espinoza, programa Jóvenes investigadores, INEHRM, 2015. 

Galena, Patricia (2016).La constitucionalización de las Leyes de Reforma, Programa de radio Historia de las Revoluciones de México. 53:39 min.
Programa de los principios políticos que en México ha profesado el Partido del Progreso y de la manera con que una sección de este partido pretendió hacerlos valer en la administración de 1833 a 1834. UNAD, 2017
Reyes Heroles, Jesús. (1974, Segunda Edición). El Liberalismo Mexicano. III La integración de las ideas. México: Fondo de Cultura Económica.

Sentimientos de la Nación de José María Morelos y Pavón. Noviembre 21 de 1813. CIEH Centro de Investigaciones y Ediciones Históricas (s.f.).

Revolución de Reforma, Unidad 1, temas 1.1 y 1.2, UNAD, 2017

 

 

OTROS ARTICULOS DE EDUCACIÓN

Tlawentilistli (xochitlalis)

 

 

 

 

 


correo: tlahtoa2012@gmail.com

facebook